Programa de Atención Integral

Programa de Atención Integral

2 noviembre, 2017

Programa de Atención Integral a Niñas, Niños y Adolescentes afectados por el VIH/SIDA

Desde 1996 – hasta el 2017 FUNDAMOR Desarrolló un modelo de atención que promovió el desarrollo integral de los niños, niñas, adolescentes y familias afectados por el VIH/SIDA a través de estrategias de atención, formación, protección y gestión desde una perspectiva de derechos, equidad y género que permitieron su inclusión social con la participación del estado, familias y comunidad.

Nuestro modelo contó con un equipo profesional idóneo que acompañó desde diferentes disciplinas el día a día de los niñas, niños y adolescentes con una mirada integral del sujeto, desde la interdisciplinariedad, garantizando procesos individualizados y diferenciales desde todas las dimensiones del ser para promover su bienestar integral en las áreas de salud y nutrición, educación, desarrollo psicosocial y hogar, donde se preparaban para la vida independiente y autónoma.

 

Salud y Nutrición

El acompañamiento en salud fue fundamental en el proceso de atención de los niños por su diagnóstico de base, realizamos apoyo de citas médicas y especialidades en salud oral, suministro de medicamentos, atención domiciliaria, salud y gestión para garantizar el tratamiento integral a través de las EPS.

Realizamos apoyo nutricional a través de evaluación y seguimiento periódico así como la implementación de dietas alimenticias y una alimentación adecuada según sus necesidades. Ofrecimos apoyo desde las disciplinas de fonoaudiología, terapia ocupacional y fisioterapia como procesos complementarios para los casos de rehabilitación integral.

Educación y Desarrollo

Acompañamos a nuestros niños, niñas y adolescentes en todo su proceso de desarrollo, realizando estimulación adecuada para los bebés, apoyando la integración a los procesos de primera infancia e inicio de educación primaria y secundaria.

Paralelo a este proceso promovimos la adquisición de habilidades y destrezas a través de una propuesta formativa complementaria con un componente artístico, formación en valores, autocuidado, recreación, deportes y prevención de factores de riesgo, fortalecimiento de cualidades, habilidades personales sociales y de integración de la dimensión espiritual como eje trasversal de la atención.

 

Atención Psicosocial

Brindamos a los niños, niñas, adolescentes y sus familias apoyo emocional y terapéutico para brindar ayuda con la elaboración de situaciones de vulneración que han sufrido, fortaleciendo las capacidades y cualidades a nivel personal, familiar, social y comunitario para favorecer las condiciones de su inclusión en distintos espacios de interacción social en el contexto familiar o en la vida independiente y autónoma para los que no contaban con red familiar. En este sentido se promovió el reconocimiento y fortalecimiento de redes de apoyo que les permitan continuar con la garantía plena de sus derechos.

Hogar

Durante ese tiempo brindamos albergue, alimentación, cuidados diarios y acompañamiento cotidiano amoroso para 57 niños, niñas y adolescentes entre los 0 y 18 años, durante las 24 horas del día, los siete días de la semana en una amplia sede campestre, con ambiente de hogar desde la práctica de valores hasta la convivencia armónica.

 

Proyecto de Vida y Preparación para la Vida Independiente

Durante todo el proceso de atención acompañamos a los niños, niñas y adolescentes en la construcción y fortalecimiento de su proyecto de vida, a través del autoconocimiento, el reconociendo su historia, aceptando, comprendiendo su realidad, proyectando sus sueños y posibilidades hacia un futuro; en esta última etapa se fortalecieron las habilidades personales, sociales, educativas y laborales ya que es fundamental para garantizar una adaptación a la realidad por fuera del medio Institucional.

En este sentido se apoyó a los adolescentes en la formación técnica, tecnológica y universitaria para favorecer su inclusión laboral, se fortaleciron habilidades sociales de independencia y autonomía frente al manejo del dinero, preparación de alimentos, economía básica, manejo del transporte, participación social, gestión en salud para lograr su inclusión social.

 

 

La reestructuración

Bajo el principio de interés superior de las niñas, niños y adolescentes, FUNDAMOR toma la decisión de iniciar un proceso de desinstitucionalización con el convencimiento que lo mejor para la vida de un niño o niña en su proceso de desarrollo es vivir en un medio familiar, para fortalecer sus proyectos de vida y su crecimiento en todas las dimensiones del ser humano.

A pesar de que FUNDAMOR hizo muchos esfuerzos para ser un entorno cálido y protector, entendimos que esto no permitía que los niños asumieran su autonomía e independencia plena de la realidad de su vida, lo cual marco un punto clave en su proceso.

Cuando FUNDAMOR inicia su labor (hace 25 años), lo hace impulsado por el compromiso de querer servir, y realizar una búsqueda espiritual. Lo primero fue recobrar la dignidad del ser humano, que en ese momento era lo más difícil para las personas que se encontraban en una fase terminal del VIH.

Cuando esta obra inicia, las personas afectadas, vivían totalmente aisladas, sufrían el rechazo y la discriminación. Y lo más grave para estas personas no fue el diagnostico, sino el aislamiento al sentirse rechazados por sus propias familias.

En aquella época no solo se identificaba el diagnostico en personas adultas, sino que empezó a nacer la primera generación de niñas y niños afectados por el VIH.

Fue entonces cuando  FUNDAMOR redireccionó su proceso de atención con el objetivo de garantizar su vida y su salud.

A medida que los niños crecían, el reto en la atención creció con ellos, FUNDAMOR se dedicó a trabajar la vida. Ofreciendo mayores garantías en relación al restablecimiento de sus derechos. Lo que permitió generar un vínculo con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).

Durante este tiempo la Fundación acompañó a las niñas, niños y adolescentes promoviendo su inclusión a nivel educativo, social y laboral; demostrando que el VIH no era un impedimento para continuar con su vida.

En todo este proceso de transformación, ademas de evidenciar que el medio institucional no es lo mejor para el desarrollo de los niños, también se genera una respuesta a esa problemática a través de otros dos programas de prevención de la institucionalización y fortalecimiento familiar que son el Centro de Desarrollo Infantil y el Externado.

Ahora FUNDAMOR tiene como reto centrarse en protección para prevenir que más niñas, niños y adolescentes, ingresen a medios institucionales de este sistema.

Por otro lado, FUNDAMOR espera seguir apoyando a personas afectadas por VIH a través de programas de acompañamiento y asesoría.

 

  

Sin categoría

Lo Veo Claro

9 marzo, 2018
Evento

Día de la Galletica

8 noviembre, 2017
Evento

Pulguero FUNDAMOR

31 octubre, 2017
Sin categoría

Promoción de Derechos Santander de Quilichao

8 febrero, 2018
Evento

Bingo Familiar

8 noviembre, 2017

Buscar